sábado, 16 de marzo de 2019

Los 7 egos




En la hora más silente de la noche, mientras estaba yo acostado y en duermevela, mis siete egos se sentáron en círculo a conversar en susurros, en esta manera:

Primer Ego: -Aquí en este delirante, he vivido todos estos años, y no he hecho otra cosa que renovar sus penas de día y reavivar su tristeza de noche. No puedo soportar más mi destino, y me rebelo.

Segundo Ego: -Hermano, es mejor tu destino que el mío, pues me ha tocado ser el ego alegre de este loco. Río cuando está alegre y canto sus horas de dicha, y con pies alados mimo sus más alegres pensamientos. Soy yo quien se debela contra tan cansadora existencia.

Tercer Ego: - ¿Y de mi qué decís, el ego aguijoneado por el amor, la lama de salvaje pasión y fantásticos deseos? Es el ego enfermo de amor el que debe rebelarse contra este loco.

Cuarto Ego: -Yo soy el más miserable de todos, pues sólo me tocó en suerte el odio y las ansias destructivas. Yo, el ego torturado, el que nació en las negras cuevas del infierno, soy el que tiene más derecho a protestar por servir a este loco.

Quinto Ego: -No; yo soy, el ego pensante, el ego de la imaginación, el que sufre hambre y sed, el condenado a vagar sin descanso en busca de lo desconocido y de lo increado... soy yo, y no vosotros, quien tiene más derecho a rebelarse.

Sexto Ego: -Y yo, el ego que trabaja, el agobiado trabajador que con pacientes manos y mirada ansiosa va modelando los días en imágenes y va dando a los elementos sin forma contornos nuevos y eternos... Soy yo, el solitario, el que más razones tiene para rebelarse contra este inquieto loco.

Séptimo Ego: -¡Qué extraño que todos os rebeléis contra este hombre por tener a cada uno de vosotros una misión prescrita de antemano! ¡Ah! ¡Cómo quisiera ser uno de vosotros, un ego con un propósito y un destino marcado! Pero no; no tengo un propósito fijo: soy el ego que no hace nada; el que se sienta en el mudo y vacío espacio que no es espacio y en el tiempo que no es tiempo, mientras vosotros os afanáis recreándoos en la vida. Decidme, vecinos, ¿quién debe rebelarse: vosotros o yo?

Al terminar de hablar el Séptimo Ego, los otros seis lo miraron con lástima, pero no dijeron nada más; y al hacerse la noche más profunda, uno tras otro se fueron a dormir, llenos de una nueva y feliz resignación.

Sólo el Séptimo Ego permaneció despierto, mirando y atisbando a la Nada, que está detrás de todas las cosas.


K.Gibran 


Resultado de imaxes para khalil gibran el loco


sábado, 16 de febrero de 2019

El único deber

En cierta ocasión, un periodista le preguntó a Albert Camus, escritor en aquel momento ya consagrado, por qué no escribía un nuevo libro.El célebre autor existencialista respondió:
"Si ahora escribiera un nuevo libro, tendría 100 páginas.99 estarían en blanco, pues no hay nada que decir.En la última escribiría: "el único deber del hombre es amar".


martes, 11 de diciembre de 2018

Avadhuta-Gita

"Renuncia, renuncia al mundo y renuncia también al renunciamiento, y abandona hasta la ausencia de renunciamiento. Penetrándolo todo por naturalezacomo el espacio, conocimiento absoluto eres"

"Para el veneno de las pasiones, que engendran el engreimiento y son temibles, no hay más que un solo antídoto, volver al estado de Atman.Al Atman no es posible aproximársele por las emociones, es siempre sin forma e independiente."

"Mente mía, ¿Por qué erras en la ilusión como un fantasma?
Nacimiento y muerte existen en la mente, no en ti, como tampoco esclavitud y libertad.Bien y mal están en la mente, no en ti.Oh ¿Por qué lloras? Nombre y forma no están ni en ti ni en mí".

"Sabe que el Atman es uno, siempre el mismo, inmutable.¿Cómo puedes decir: "Yo soy el meditador y he aquí el objeto de meditación"? ¿Cómo puede estar dividida la perfección?"

"No prestes más atennción a que el cuerpo viva o desaparezca
Su tarea está cumplida, deja que el Karma se pose.
Aunque uno enguirnalde este cuerpo
Aunque otro le dé patadas
Nada digas.
Ni alabanza ni censura
Pueden existir
Allí donde el alabador alabado
Y el censurador censurado
Son Uno.
Así pues, permanece sosegado, Sannyâsin, audaz, sabiendo: Om Tat Sat Om"

"Desdichados aquellos que abandonan este conocimiento de la sabiduría del Atman, que en sí mismo constituye la eterna liberación y el gozo en todos los mundos, y buscan los campos de los placeres limitados y de la ignorancia.
Los que desean adquirir esa eterna beatitud, han de abandonar todos los placeres de los sentidos, y más especialmente los de la unión carnal.Hay tres clases de vinos, los que se producen con jarabe, con grano o con miel.Pero hay un cuarto vino,el más obscuro de todos, el vino del sexo, que ha embriagado al mundo entero.
Cuando no se controla la mente, el cuerpo, objeto de afecto para el ignorante, sufre también.Cuando la mente está controlada, también el cuerpo permanece en buena condición.
Por eso todos vosotros, amantes de la sabiduría, proteged vuestra mente de las sensaciones del placer y ocupadla en la sabiduría espiritual.

Este es el canto de Dattâtreya Avadhûta.Los que lo lean y lo escuchen con respetuosa atención, esos no renacerán en esta tierra.


Enrique Barrios

"15. Como tu eres en esencia Amor
tú amas a todos por igual
eres justicia y bondad
detestas la mentira
te afecta la maldad
16. Te duelen los males del mundo
y si no contribuyes en su curación
te hace daño tu propio egoísmo
17. Te duele la injusticia
y si no trabajas por la justicia
tu indiferencia te causa dolor
18. Te duele la división
los muros y alambradas
la naturaleza contaminada
la violencia y la guerra
la deshonestidad
el hambre y el odio
y si nada haces
por sembrar un poco de Amor
para iluminar esa oscuridad
te hace sufrir tu falta de colaboración
19. La raíz de todos los males
que padecen los seres y el mundo
es la falta de Amor"



Le Kybalion


"Para emplear ilustraciones familiares, podemos reconocer el hecho de que la materia “existe” para nuestros sentidos, y seriamos harto imprudentes si así no lo reconociéramos. Y, a pesar de ello, nuestra mente finita reconoce la verdad científica de que no hay tal materia, y que lo que llamamos materia no es más que un agregado de átomos, átomos los cuales a su vez, no son más que unidades de fuerza agrupadas que llamamos “electrones” o “iones”, vibrando constantemente con movimiento circular. Golpeamos una piedra y sentimos el impacto, parece ser real, y, a pesar de ello, sabemos que no es más que lo ya expuesto. Pero recordemos que nuestro pie, que siente el golpe mediante la intervención del cerebro, es similarmente materia constituida por electrones, y porque de esa materia está hecho también nuestro cerebro. Y, por último, si no fuera por la mente, no sabríamos absolutamente nada ni del pie ni de la piedra . "