jueves, 13 de noviembre de 2014

¡Milagroso!

Dos discípulos que tomaron sendas espirituales con distintos maestros, se encuentran al cabo de los años en un cruce de caminos de un profundo bosque:

-¡Vaya, que ilusión verte! ¿Como estás?

-Muy bien, gracias. ¿Y tu, amigo?

-¡Oh, fantasticamente! Pues encontré a un Maestro increible.Creo que alcanzaré la iluminación en no mucho tiempo...¿Sabes? Es capaz de levitar...¡Y de andar sobre las aguas!
¿Que sabe hacer el tuyo?

-¿El mio? El mio cuándo come, come.
Y cuándo duerme, duerme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario