lunes, 9 de junio de 2014

El cuento de la lámpara y el deseo


Cuenta el cuento que una dia, en la época de las hadas, los magos y las brujas, había, en un pequeño pueblo costero, un joven pescador que cada mañana iba a pescar, con su pequeña embarcación, en una cala rocosa situada cerca de la orilla.Una de estas mañanas, mientras el joven pescador silbaba distraído tumbado en la pequeña barca, se dio cuenta de que algo brillaba cerca del agua.
Intrigado, levantó poco a poco las redes, hasta que encontró  una lámpara de cobre oxidada. Parecía muy antigua. Al abrirla salió de repente un genio maravilloso que, una vez liberado y saludándole con una cordial reverencia, le dijo al pescador:

-¡Hola, mi salvador! Llevaba mucho tiempo aburrido ahí en el fondo del mar.¡Muchas gracias! Te concederé tres deseos por haberme sacado de mi encierro. ¿Cuál es tu primer deseo?
Sorprendido, el pescador, que procedía de una familia humilde y reflexiva, respondió:
-Me gustaría que me hicieras lo bastante inteligente, claro y sabio como para hacer una elección perfecta de los dos deseos restantes.
-¡Concedido! expresó el genio, chasqueando los dedos.Y ahora, dime, ¿cuáles son tus otros dos deseos?
El pescador reflexionó un momento y respondió con serenidad:
-Muchas gracias, no tengo más deseos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario